Esta planta, en concreto sus raíces, son un tónico general y poseen la propiedad de aumentar la energía física y mental. Las hojas y las flores se usan también con numerosos fines terapéuticos como los que indicamos a continuación:

  • Combate el estrés y la fatiga física y mental gracias su acción tonificante
  • Calma la mente y tiene propiedades antidepresivas
  • Es expectorante, por lo que está indicada en los resfriados, las gripes y las bronquitis
  • Regula la menstruación
  • Reduce los dolores menstruales mitigando los calambres estomacales
  • Alivia los síntomas de la menopausia como los sofocos
  • Estimula la función de los riñones y combate la retención de líquidos, pues es una planta diurética y diaforética (induce la transpiración)
  • Ayuda a depurar el hígado incrementando la producción de la bilis, que corrige el metabolismo de las grasas y mejora los movimientos intestinales
  • Facilita las digestiones lentas y pesadas
  • Mejora los cólicos
  • Combate las infecciones, es un antiséptico utilizada en forma de aplicación local
  • Purifica la sangre y facilita la eliminación de toxinas
  • Alivia los vértigos y los mareos

Ven a descubrir todo sobre la Artemisa esta semana en el Templo de Bienestar, Alcalá de Henares.